La endodoncia es conocida popularmente como el procedimiento para “matar el nervio” pero…¿qué es y en qué consiste? Pues bien, la endodoncia es el tratamiento de los conductos dentarios, es decir, los canales que contienen la pulpa o nervio dental. Se realiza cuando existe algún tipo de agresión externa como caries y/o trauma que pueden provocar una inflamación irreversible del nervio o incluso su necrosis.

Endodoncia microscópica Bilbao

Endodoncia microscópica Dra. Elena Ceballos

¿En qué consiste la endodoncia?

La parte técnica de la endodoncia se resume en el siguiente proceso: primero se realiza un bloqueo anestésico del diente que queremos tratar y accedemos a la cámara pulpar realizando un pequeño agujero en el diente, el cual nos va a permitir acceder de manera adecuada y recta a los conductos dentarios.

Muchas veces, el acceso se hace aprovechando el hueco que deja la propia caries, con la intención de debilitar el diente lo menos posible. Una vez que hemos realizado el acceso, utilizaremos “limas”, que son instrumentos largos que nos permiten tratar y conformar mecánicamente los conductos dentarios.  Además de la limas, usaremos líquidos que nos ayudaran en la desinfección química de los mismos.

Una vez  conformados y desinfectados los conductos, los sellaremos con un material llamado “gutapercha”, el cual es totalmente biocompatible y que, utilizado con calor, nos permite sellar de forma tridimensional los conductos. Una vez que el tratamiento del nervio ha concluido, daremos una nueva cita para reconstruir el diente de la forma más adecuada para su diente y que nos va a asegurar que éste se mantenga en boca de manera predecible a lo largo del tiempo.

Pronóstico del tratamiento

¿Cuáles son las tasas de éxito de la endodoncia? En dientes con una inflamación irreversible de la pulpa, la tasa de éxito ronda un 90% a largo plazo, mientras que cuando partimos de una necrosis o infección, el éxito disminuye. Esto es debido a que la cantidad y la agresividad de las bacterias no permiten la curación total por parte de nuestro sistema inmunitario o de defensa.

Para ello, en nuestra clínica contamos con un microscopio y un TAC dental que nos van a permitir un mejor diagnóstico y control de los conductos de los dientes, para hacer que el tratamiento sea lo más predecible posible.

By Dra. Elena Ceballos