En primer lugar, debemos saber que definimos una prótesis como cualquier elemento que sustituye un diente natural perdido y/o los tejidos adyacentes.

Por lo tanto, clasificaremos los distintos tipos de prótesis según el número de ausencias dentales que se presenten.

En el caso que exista un diente ausente, por lo general la recomendación suele ser reponerlo con un implante dental, ya que la otra opción disponible sería realizar un puente cementado sobre los dientes adyacentes, el anterior y el posterior, lo que conllevaría desgastarlos previamente. Por ello, en esta primer caso recomendamos el uso de implantes dentales, para no tener que tocar nuestros dientes sanos.

En el supuesto de que hubiera ausencias dentales múltiples habría que plantearse el estado de los dientes que aun quedan en boca y su posición, ya que en función de eso debemos decidir entre la colocación de un puente cementado sobre los dientes (siempre que tengan buen pronóstico) o la colocación de implantes dentales.

Cuando nos encontramos en un caso sin ningún diente, las opciones de rehabilitación mediante una prótesis fija se reducen a prótesis sobre implantes. Estas pueden elaborarse con diferentes diseños en función de las necesidades de cada paciente. También pueden realizarse prótesis removibles (de quitar y poner) retenidas por implantes, que aportarán mejor retención que las prótesis removibles convencionales.

Como puedes observar existen numerosas clases de prótesis, por lo que ideal es llevar a cabo un estudio pormenorizado de cada caso para elegir el tratamiento correcto.

By Markel Diéguez