Como ya sabéis, durante el período de confinamiento hemos estado a vuestra disposición para atender urgencias desde el primer día. 

Una vez que entramos en la fase 0, y conseguimos hacernos con todos los medios para evitar contagios, hemos vuelto con todo el equipo para poder trabajar de manera segura. A continuación os detallamos los protocolos que hemos adoptado para protegeros y protegernos.

      • En primer lugar, hemos colocado tanto en recepción como en cada gabinete dispensadores con gel hidroalcohólico. Así, desinfectaremos las manos del paciente cuando entre y salga de la clínica, así como las de cada trabajador antes y después de los tratamientos. 
      • Hemos instalado mamparas protectoras en la recepción para evitar posibles contagios. 
      • Si el paciente no acude con mascarilla, se le proporcionará una de manera gratuita para poder permanecer en la sala de espera. Siempre que sea posible sólo habrá un paciente en la sala; si no fuera así, esta ha sido habilitada para mantener la distancia de seguridad entre pacientes. Además, se han retirado revistas y demás elementos de entretenimiento que podrían servir como vehículo de contagio. 
      • Una vez en el gabinete, el paciente debe enjuagarse con una solución de peróxido de hidrógeno al 1% para reducir la carga viral, si es que esta existiera. 
      • Además, hemos instalado un purificador de aire capaz de filtrar virus y bacterias presentes en el aire del gabinete. 
      • Todo nuestro personal está dotado con los equipos de protección individual (EPIs) necesarios para evitar contagiarse y ser por tanto un vehículo de contagio de la enfermedad: batas impermeables, mascarillas FFP2 y mascarillas quirúrgicas, pantallas de protección, gorro y doble par de guantes. 
      • Por supuesto, y como hemos hecho siempre, el gabinete es desinfectado y todo el instrumental usado se empaqueta y se esteriliza tras su uso en cada paciente.

Creemos firmemente que nuestra clínica es un lugar seguro.

 

by Markel Diéguez